Novedades

29 de Agosto, 2022

Transición verde: El rol del talento humano para el éxito de las empresas

El mundo avanza hacia un modelo más consciente y amigable con el medio ambiente. Las empresas también se suman con importantes inversiones, donde el rol del talento humano es fundamental.

Dentro de los próximos 30 años, Chile tiene un desafío trascendental en materia de energía. Al terminar la presente década, el país debería lograr transitar hacia una red energética totalmente limpia y para 2050 alcanzar la meta de ser carbono neutral. Este es un ejemplo de lo que se debe hacer para transitar hacia una economía verde, que apunta al desarrollo sostenible sin degradar el medio ambiente. Y para lograr este y otros avances en materia ambiental, es necesario considerar el valor fundamental del talento humano al interior de las empresas.

Actualmente, las empresas transitan por un camino donde predominan conceptos como economía verde y circular, revolución industrial 4.0, tecnología y energías renovables. Sin embargo, avanzar en esa dirección requiere un talento con las capacidades profesionales y humanas para convertir esta declaración de principios en realidad. Y ese talento no siempre es fácil de encontrar.

En este contexto, las prácticas ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo por sus siglas en inglés) cobran un valor muy importante, ya que se convierten en una hoja de ruta para que las empresas pasen del deseo a la concreción. Y para eso, contar con los profesionales adecuados es fundamental. Los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo ya no son una simple tendencia, se han convertido en una realidad. Y tanto las empresas como los profesionales están hablando en el idioma de la sustentabilidad.

El 55% de las grandes empresas reconoce que las prácticas ESG son un factor competitivo para atraer y retener talento y las Pymes las siguen de cerca con 47%. Por otro, el 14% de los trabajadores encuestados considera que la buena imagen de una empresa hace atractivo trabajar en ella. Y parte del concepto de buena imagen hoy en día, está directamente relacionado con adhesión a prácticas relacionadas con la valoración del medioambiente.

Por lo tanto, para lograr un desarrollo sostenible sin degradar el medio ambiente, las empresas necesitan promover cambios significativos en materia de digitalización y tecnología, recurriendo a un manejo más eficiente de los recursos disponibles y muchas veces a la creatividad para analizar la situación desde otro punto de vista y descubrir caminos nuevos para solucionar sus problemas.

El éxito en la llamada transición verde requiere que todas las áreas se involucren. Profesionales de toda la cadena logística, área informática, recursos humanos, mantención, finanzas, tanto a nivel ejecutivo como técnico, proveedores externos, entre otros, están llamados a incluir este concepto a su actividad particular y entenderla como un engranaje, una parte necesaria para lograr esa meta.