Novedades

18 de Febrero, 2022

Sólo 26% de las empresas a nivel mundial cuenta con la data necesaria para medir el avance hacia los objetivos ESG

Así lo determina un nuevo estudio de Accenture, el cual concluye además, que sólo 31% de las empresas afirma haber integrado plenamente los datos y la medición de los aspectos medioambientales y sociales en sus principales sistemas de información operativa y de gestión, lo que pone de manifiesto que los datos de sostenibilidad aún no se consideran datos empresariales esenciales, a pesar del impacto que pueden tener en los resultados de una organización.

La urgente necesidad de avanzar hacia los objetivos de desempeño ambiental, social y de gobernanza (ESG) que reforzó la COP26, está marcando el comienzo de una nueva era de medición del desempeño de las organizaciones y redefiniendo, lo que significa el éxito para las empresas. Según el informe, las organizaciones enfrentan hoy un importante reto, y sólo el 26% a nivel mundial cuenta actualmente con la data necesaria para medir los resultados hacia los objetivos ESG.

En su informe, Accenture analizó las respuestas de más de 640 líderes de 12 industrias para entender cómo las empresas pueden medir, gestionar y reportar mejor el desempeño ESG. El informe reveló que, si bien la mayoría (78%) está tratando de entender el riesgo financiero que la sostenibilidad representa para su negocio, sólo 47% ha definido las métricas y las fuentes de datos clave para sus informes ESG.

Según el reporte, las empresas que traducen las métricas ESG en indicadores clave de rendimiento para supervisar y avanzar en objetivos concretos de sostenibilidad, tienen más probabilidades de ser recompensadas por el mercado. De esa forma, entre 2013 y 2020, las organizaciones con un alto desempeño en este aspecto, obtuvieron una puntuación 2,6 veces mayor en el rendimiento total para los accionistas, que las que tuvieron un rendimiento ESG medio.

 El reporte muestra también que una brecha de talento está obstaculizando el progreso de la sostenibilidad, con más de la mitad (54%) de los líderes citando habilidades inadecuadas como un desafío para medir y reportar el desempeño ESG, haciendo que la necesidad de liderazgo desde la parte superior, sea aún más importante.

El informe identifica cuatro elementos clave para avanzar. El primero es comprometerse públicamente a establecer objetivos de valor para la estrategia y ambición de sostenibilidad hacia, por ejemplo, la red cero, la circularidad o el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Segundo, centrarse en la medición, la rendición de cuentas y la gestión eficaz.

Tercero, buscar los datos adecuados para tomar mejores decisiones a todos los niveles, utilizando las soluciones tecnológicas existentes y las que están surgiendo rápidamente. Finalmente, se debe ir más allá de la presentación de informes y la divulgación para replantear por completo la definición de rendimiento y éxito para las partes interesadas. Alinearse en una narrativa sólida que presente un argumento eficaz para las métricas clave, y luego construir elementos interactivos modulares e integrados que comuniquen los resultados de forma unificada y aprovechen los avances tecnológicos y las nuevas formas de trabajar para impulsar una nueva era de rendimiento.