Novedades

13 de Septiembre, 2022

Lo que el packaging nos puede decir de un vino

Son múltiples los factores que ponen en juego a todos los sentidos en la elección de un vino u otro. Una botella guarda sabores, aromas y sensaciones, pero también el esfuerzo de su producción y diseño. El consumidor, en muchas ocasiones, va a tomar su decisión de compra atraído más por lo que le trasmite una marca o su estética que por la propia información del vino.

Muchos se van a inclinar por el vino que le ofrezca la imagen más atractiva, pero no sólo desde un punto de vista estético, sino también, por ejemplo, si su packaging se basa en materiales ecológicos o reutilizados o que sea práctico y fácil de conservar o transportar.

Así, el packaging se convierte en una declaración de intenciones que refuerza el relato corporativo detrás de una marca y va a aportar un valor diferencial, por ejemplo, en estrategias basadas en la sostenibilidad. El sector vinícola apuesta por el diseño de sus envases y de sus etiquetas para captar la atención del consumidor y fidelizarlo su transmitiendo a través de la imagen la calidad del vino, su olor, sabor y filosofía de la bodega.

Para lograrlo es clave un buen diseño. Los envases y embalajes en el sector vinícola han evolucionado mucho y detrás de cada una de estas botellas hay un gran equipo de diseñadores, empresas y tecnologías que han invertido tiempo y esfuerzo para lograr ese resultado final.

Vestir de etiqueta

La etiqueta aporta valor al discurso corporativo y de branding de un vino o una viña. En la venta de una botella de vino entran en juego 3 grandes aspectos: la calidad del vino, el precio de la botella y la imagen de ésta. En este sentido, para imprimir una etiqueta de vino de calidad es muy importante contar con tecnología avanzada para conseguir el acabado perfecto. 

La imprenta ha sido, es y seguirá siendo, clave en la elaboración de las etiquetas de vino. Es la transformación de un concepto de diseño virtual en una realidad palpable y el cliente espera el mejor resultado para que su producto sea atractivo y por lo tanto, adquirido por el consumidor.